jueves, 24 de noviembre de 2016

Cueva de Artzainzulo



 20 de noviembre de 2016

Como coincidía nuestra última salida del calendario oficial con el espeleosocorro  navarro, decidimos adelantarla para poder asistir al mismo.
Nos juntamos con el resto de compañeros en Lekumberri y directamente a la cueva.
Una bonita y amplia boca triangular da paso a una galería descendente de grandes dimensiones, bonita colada estalagmítica y pequeño destrepe intermedio que aseguramos con cuerda.






Unos 150 m. de recorrido y 80 de desnivel. A partir de aquí la morfología cambia y empieza la “marcha”, entramos en el curso activo. Meandro descendente hasta la bifurcación, gatera ascendente a pozo o meandro bastante divertido, vamos por el meandro, al final se pasaba bien pero lo cierto es que inicialmente impresionaba. Continuamos por el cauce, bonito y entretenido hasta otra bifurcación: unos miran la de arriba y el resto miramos la de abajo. Esta última es la buena y la que nos lleva al punto álgido del día: una bonita marmita de agua de unos 8 m. de largo y profundidad incierta… Me tocó a mí, llegé al centro con dignidad pero ahí ya no estaba tan claro. Salto a un agujero y de ahí al agua: pero no era para tanto, solo cubría hasta el ombligo, ahora bien, fría toda.
 

Ya puestos, vimos como pasar y con la ayuda de Gorka, que había venido con el peto, fueron pasando todos sin apenas mojarse. De aquí unos pequeños resaltes  hasta el último pozo que dejaba directamente en el sifón terminal.






 
Tocaba salir, que nos estaban esperando varios compañeros para la comida. Se nos hizo un poco tarde y comimos juntos aunque a destiempo, pero, como siempre, en grata compañía.






Despedir y agradecer, en especial a nuestro compañero y amigo Rolando, el habernos acompañado a lo largo de muchos años, ya que nos anunció su “jubilación anticipada” de la espeleo. Agradecer también a todos los que, de una u otra forma, habéis estado con nosotros a lo largo de este año.
Gracias a todos de corazón y nos vemos la próxima temporada.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Sima de Txintxoleze


Sabado 12 noviembre de 2016. Sima de Txintxaleze. 


Urbasa, Nafarroa. 


Participantes; Rolando, Alfredo, Juan Luis, Carlos, Josu, Markaida, Juan y Manu


Sin dar tiempo que toque diana al gallo nos ponemos camino al parque natural de Urbasa. Hemos quedado con el resto de compañeros de Akelar a las 10:00h en Las Limitaciones del parque. Hasta aquí hemos llegado en coche, ahora nos toca cambiar de indumentaria y afrontar los 2.5km hasta la sima de Txintxoleze. 



La sima es de boca pequeña y curiosa entrada. Esta se encuentra bordeada y cercada por un murete de piedra. Alguno en su día ya trabajo para que los animales que pastan por la zona no caigan en la sima. (Una SIMA es una cavidad que se abre al exterior mediante un pozo vertical o en pendiente pronunciada).
El pozo de entrada es de 10m de profundidad y un fraccionamiento a la entrada con SPIT y PARABOLT de m10. Nosotros esta vez desechamos la opción de poner la cabecera desde un árbol cercano y elegimos la opción de hacer un puente roca en el muro. En una piedra baja del muro hay una instalación para cabecera con 2 SPIT. 



Una vez en el fondo del pozo una gran cantidad de huesos de animales de toda clase nos dan la bienvenida. Aquí se abren dos opciones. El de la izquierda es un ramal de unos 100 metros de longitud que termina colmatándose. En este ramal no es necesario usar material de progresión y presenta las únicas formaciones de cierto interés de esta cueva. En su contra el ramal derecho se presenta más deportivo. Avanzamos por un meandro que se desfonda al de poco. Aquí tenemos nuestro segundo rapel de unos 4 metros y dos parabolts 10 en cabecera. Al de poco encontramos el tercer rapel que con otros 4 metros nos deposita en el fondo del meandro. La cabecera la forma un Spit y un parabolt de 10. (En nuestro grupo hubo gente que destrepo estos dos rapeles así como treparlos a la vuelta). 

 
  
Una vez en el fondo del meandro continuamos en la dirección que llevábamos. El meandro se encaja y nos deleita con algunas zonas estrechas e incomodas. Así llegamos a una galería que tiene un desfondamiento. Aquí nos toca elegir, destrepamos y vamos por el fondo o lo intentamos por la cornisa derecha que nos da algún que otro susto. Al fondo de la galería giramos a la izquierda y tras una gatera en rampa accedemos a la balconada de P20.
Mientras Carlos la instala unos aprovechan para comer y beber mientras alguno con cara angustiosa intenta comprender que es lo que le espera tras esa peculiar cabecera. Aquí montamos un pasamos de punta a punta de la balconada. La cabecera del P20 es aérea y esto supone a más de uno un inconveniente que superan haciendo un pequeño péndulo de entrada. Prueba superada, lo veis, no era para tanto. Toda la instalación del P20 esta echa para Spit.

  
El P20 está fraccionado con un Spit antes de llegar al final del pozo. Una vez en la base y por la izquierda se abre una ventana que da acceso a un P6. Cabecera con 2 Spit.
El P6 nos deposita en una gran sala repleta de bloques caídos. Seguimos descendiendo hacia la izquierda, pasamos por varias salas con grandes bloques caídos que no tienen gran interés. Asi llegamos a una gatera embarrada de unos 6 metros. Continuamos hasta dar con la Gran Sala de Txintxaleze. Destacar que podemos observar en la roca multitud de conchas fosilizadas, corales, moluscos, algas etc… 






 Para que esto siga siendo posible para futuros espeleólogos es nuestra misión el conservarlo y no llevarnos nada de esta singular sima del parque Natural de Urbasa que un día fue un arrecife de coral en ese inmenso océano. 
Oskar Markaida (Sasistroka).

miércoles, 26 de octubre de 2016

Sima de Arrafela o Los Fusiles

22 de octubre de 2016

No es la primera vez que visitamos esta cavidad, que fue descubierta en los años 80 por el grupo Arrastakan de Etxarri Aranatz, y fue motivo de estudio y topografía en 2008 por la Sección de Espeleología de Gorosti.

La meteorología nos acompañó y nos pusimos  en camino a las 9:00 para ir al punto de quedada en el Alto de Lizarraga, allí habíamos quedado con compañeros de Bilbao,Logroño y Sakon. Tras unos 6 km de andar por la pista dirección a la sierra de Urbasa aparcamos el coche, nos prepararnos y tomamos un pequeño almuerzo para despues dirigirnos hacia la sima.
La boca no pasa desapercibida dada sus grandes dimensiones 18 x 5,80. Tras una vertical de unos 45 metros llegamos a su base.





Tras una pequeña rampa se da paso a la cavidad, realizándolo desde el techo de la misma, por todo el cono de derrubios de unos 7 metros de altura. Nos encontramos en una sala rectangular en pendiente. Podemos ver un enorme cono de derrubios que llega hasta el techo de la sala y tapona la otra sima gemela Arrafela II. Descendemos por esta sala hasta la zona donde nos encontramos tres lagos seguidos en una zona de bellas formaciones.











Desde el tercer lago nos encontramos con una galería que comunica con la parte trasera de la cavidad, en la que accedemos a una sala en pendiente con formaciones en mayoría estalagmitas. 


Ascendemos por esta sala y después de una pequeña trepada entre bloques volvemos a la sala principal por la que hemos entrado.

Para ver mejor la salida os dejo este video de  nuestros compañeros y amigos de Sasitroka.



miércoles, 28 de septiembre de 2016

Peña Gingia

24 de septiembre de 2016

Ya habíamos visitado esta cueva con anterioridad, pero nos estancamos en el sifón. Miramos muchos agujeros, pero no encontramos el paso, así que había que volver a intentarlo. Las indicaciones que nos habían dado dejaban suponer que nos habíamos dejado algo.
Más o menos puntuales, nos fuimos juntando todos en el aparcamiento. Había ganas, se veía, así,que esta vez no hicimos ni almorzar, directos a dentro. 



Poco a poco fuimos avanzando, directos hasta el sifón, al que, esta vez, llegamos pronto, a pesar de pasar un rato viendo los distintos rincones y formaciones que no tienen desperdicio.




Mientras unos instalábamos, otros hacían unos pequeños circuitos, pero poco a poco nos vamos juntando todos en el sifón. Ahora sí, empieza la marcha: nos dividimos pero controlados, y empezamos a entrar por los agujeros. Yo creo que la otra vez ya los miramos todos, que no vimos nada nuevo.  El paso sigue sin aparecer. Decidimos buscar por el lado contrario, pese a que se suponía que, según indicaciones, no era por ahí, también miramos la otra vez hasta un punto donde nos dimos la vuelta. Unos miramos la parte alta y nada y otro grupo la parte baja, que fueron los que gritaron: ¡¡¡El río!! ¡¡¡Traer la cuerda!!!



Caras de satisfacción y allá que fuimos todos, disparados,  y con una gran sonrisa en la cara. Y si, ahí estaba, a unos 15/20 metros de donde lo dejamos la otra vez “C’est la vie”. Una vez en el rio continuamos por el agua hasta la cascada final, cambiando la morfología de lo que habíamos hecho, antes por terrazas colgadas y ahora por el cauce. Elegante todo. 


Algún caos, paso estrecho, pero progresión cómoda en general, agua hasta la cintura en pocos puntos pero mayormente cubría poco.  Rebuscando un poco, encontramos una galería espectacular, creemos que puede ser la del dedal que, sin duda, le dio un toque inesperado, pero muy de agradecer.





De aquí al poco, en la cascada final, fotos, un poco de chocolate, apretones de mano y vuelta para fuera, eso sí sin dejar la sonrisa.



Destacar el gran trabajo del grupo a la hora de buscar el paso, mucho movimiento, ganas y tesón. Muy de agradecer y sin duda lo mejor.
Cavidad excepcional y día para recordar. Volveremos.

Eso sí, si algo nos quedó claro, es porque le llaman La Niña Bonita…