lunes, 15 de abril de 2019

SALTO DEL NERVION (222m)

El salto de agua más grande de la Península Ibérica??


Desde niños hemos hecho excursiones a ver el salto del Nervión, unas excursiones en familia o con la escuela. En estas pequeñas salidas nuestra pregunta común era; ¿Tiene agua el Salto de Nervión?, la pregunta repetida hasta la saciedad. Esa pregunta sin respuesta, o respondida con un encogimiento de hombros, que quería decir, ya lo veremos una vez allí.

Cuando nos propusimos rapelar el Salto del Nervión, vino a nuestras mentes la pregunta del millón. ¿Bajara con agua el Salto de Nervión? Y es que a la hora de organizar toda la logística para descender este increíble salto de agua… ,mejor hacerlo con agua, de lo contrario nos encontraremos con un gran desfiladero sin agua y completamente seco… y no es lo mismo.


Lo más difícil en cuanto nos propusimos rapelar el Salto del Nervión fue cogerlo en óptimas condiciones para dicha actividad. El desfiladero de Delika es una zona de fuertes vientos, lo cual sumado a que el Nervión tiene un rapel en volado muy largo, hace que sea desaconsejable realizar el descenso en días de fuerte viento debido a su peligrosidad. Por otro lado, que decir de los días que baja pasado de agua, impresiona ver y oír rugir a esa masa de agua precipitarse en sus 222m hacia el Circo de Delika.

La mayor parte del año el Salto Del Nervión se encuentra seco. La roca Kárstica que lo compone absorbe el agua haciéndola brotar de nuevo a la superficie a la altura del pueblo de Orduña. Por esta razón para ver este capricho de la naturaleza en pleno funcionamiento lo mejor es acercarse durante el deshielo o en épocas de fuertes lluvias, muy frecuentes en Euskadi en ciertas estaciones. 



Llevamos tiempo haciendo de detectives, buscamos las condiciones óptimas para rapelar el Nervión. Por fin los teléfonos y WhatsApp están que echan humo. Llego el día esperado. A  la cita acudimos dos miembros de AKELAR para realizar esta actividad en compañía de un@s amig@s. Por proximidad somos los primeros en llegar a Orduña, nos recorre ese nerviosismo y no podemos resistirnos a ir a ver este espectáculo. Así acudimos a una zona de Delika para ver el Salto. ¡Eureka! sigue escupiendo bien de agua y parece que amanece un gran día de sol y ausencia de viento.



Volvemos a Orduña y hacemos tiempo en un bar tomando un café esperando al resto del rebaño. El reloj corre y ya dos cafés esperando a la oveja negra que tarda en llegar es demasiado para el gusanillo o nudo que tenemos en el estómago y empiezan los viajes al baño.

Por fin estamos todos y organizamos lo requeté-organizado, es decir, la combinación de coches. Unos al Bar Del Infierno en Delika y los demás al aparcamiento habilitado en el monte Santiago para ir al mirador. Desde el parking nos vamos turnando con la saca que lleva la cuerda de 200 m, mas otra saca con dos de 60 m para el rapel de la repisa y una tercera con una cuerda de 30 m para el pasamano de aproximación. Todo esto sumado al equipo personal y a los neoprenos hace que tomemos aliento en forma de parada y foto al paso por la lobera restaurada, y charlemos un poco sobre la época en la cual el Lobo correteaba por estos montes.

Cuando te aproximas a la vertical de la cascada de unos 220m y ves el circo que se abre en una profundidad de más de 400m te recorre un cosquilleo por todo el cuerpo,  ante el muchísimo ambiente que tiene. Menos mal que la mayoría ya hemos pasado por el baño jijijj. 


La naturaleza ha creado algo espectacular y grandioso con el cañón de Delika. Hoy tenemos mucho público en el mirador situado a 300m sobre el vacío. Somos los más fotografiados y a saber que discurre por sus mentes, por la nuestra, máxima concentración  ante algo tan esperado como el Nervión con agua. Pero, (siempre hay un pero) en el intervalo desde las 7:30pm hasta 12:00pm el caudal del agua ha descendido muchísimo, y es que, y vuelvo a repetirme, al discurrir por un terreno kárstico estos arroyos son estacionales y hace que el Salto del Nervión pueda desaparecer de un día a otro o dar lugar a que el mismo día de la mañana baje con agua y por la tarde solo discurra un hilito de agua.


Nosotros coseremos la vertical usando las técnicas de espeleología. La instalación discurre por el lado derecho orográfico. Vía abierta en 2007 por Dulanto y Tijero. Esta se encuentra en buenas condiciones alternando en algunos puntos tanto químico como parabolts de 10. Usamos la cuerda de 30m para el pasamano hasta la cabecera así como para seguir cosiendo hasta la vertical de 156m. Todo esto quedara en fijo y volveremos a sacar por arriba una vez finalizadas la actividad.


Una vez en el volado de 156m solo hay lugar a una cosa, al disfrute, hemos dejado atrás los nervios y miedos y empezamos a gozar de la actividad. Grande el circo de Delika, grande el salto de agua, grande la naturaleza, diminutos nosotros ante tanta grandiosidad. Este tramo nos lleva 5 minutos de descenso que cada uno aprovecha como bien sabe, fotos, video… y lo mejor, sentir la sensación de volar como los buitres que hoy nos acompañan.



En cuanto al descendedor utilizado un poco de todo, Stop, Stop posición dressler, Rack, ID…etc. Tras algunos años descendiendo el salto del Nervión decir que el descendedor con el que más libre y a gusto nos hemos sentido ha sido con el ID, dada su gran versatilidad para las grandes verticales, su facilidad de uso y el poco desgaste físico al que te somete. Y no nos pagan por este anuncio gratuito ehhh …


Una vez en la repisa ya solo queda el rappel de 60m. El agua de la cascada nos golpea con fuerza, por lo tanto seguimos con el descenso sin entretenernos en la repisa. Este tramo que en otras circunstancias nos peinaría los pelos del culo esta vez nos resulta insignificante después de llegar del volado de 156m.


Una vez finalizada la actividad seguiremos por el cauce del rio hasta Delika, aquí daremos por concluida nuestra pequeña aventura de hoy. El Salto del Nervión es el nacimiento del rio Nervión, el origen de la ría de Bilbao. Y lugar de peregrinaciones turísticas.
                    
                                         

                                               

martes, 9 de abril de 2019

SIMA DE OTXABIDE




Lugar de encuentro aparcamiento de Pagomakurre con el propósito de descender la sima de Otxabide. El día amanece plomizo y con nieblas en la montaña, pero aun así nos juntamos cinco soci@s de Akelar y un invitada en el área de esparcimiento del Gorbea. Cada uno/a acude con diferentes intenciones. Para unos/as sería la primera vez que afrontarían la sima y un pozo de envergadura, otra quería cacharrear instalando todo el pozaco, quería sentirse sola ante el peligro y luchar con sus miedos por vez primera en una gran sima. El resto haría labores de Cenicienta ayudando en lo posible porque su propósito no era visitar la cavidad, pues esta ya se la conocían de múltiples entradas.



Aun conociendo el entorno y el camino que ha de llevarnos a la boca de la sima la niebla nos obliga a sacar el GPS. Una vez en la base de la pared donde encontramos la cuerda fija que da acceso a la boca colgada de Otxabide, solo nos quedara remontar un E10 y estaremos a resguardado del Sirimiri (fina lluvia) en la boca de la cueva.



Superada la entrada y a resguardo de las inclemencias meteorológicas, nos despojamos de chubasqueros y para adentro. Una cómoda gatera nos lleva a una sala que tras superar un E6 en fijo nos conduce a su parte alta donde nos encontramos con el pozo de Otxabide.


Toda la sima se encuentra instalada con químicos, siendo necesario en algunos sitios el uso de chapas de spit y cintas para hacer desvíos. El pozo de unos 120m lo dividen dos repisas, haciendo que esta vertical sea más cómoda.


En el P45 usamos 1 cinta a natural para realizar el pasamano a la vertical, más 2 chapas a mitad de vía y un total de 8 mosquetones. Este pozo se realiza en tres tiradas, siendo la primera y segunda las más largas. Los dos primeros fraccionamientos descienden junto a la pared, teniendo un pequeño péndulo para llegar a ellos. La última tirada es en volado hasta los grandes bloques de la repisa. Aquí pueden estar 5 personas bien a gusto. Nosotr@s cosimos desde la cabecera del P45 hasta la del P72 incluido el pasamanos con una cuerda de 80m. En el pasamano metimos 1 chapa y usamos 4 mosquetones.



El P72 dispone de una repisa irregular donde hacer pie antes de la última tirada para llegar a su base. Este pozo está bien fraccionado, lo cual ayuda mucho a la hora del ascenso. Después del pasamanos comienza este pozo, encontrándonos dos metros por debajo de su cabecera el primer fraccionamiento. De aquí una larga tirada ha de conducirnos hasta el siguiente fraccionamiento, un químico que nosotr@s reforzamos poniendo una chapa a su lado. Continua el descenso de otra tirada larga en la cual pondremos un desviador en la roca que aparece a nuestras espaldas. El siguiente rapel ha de llevarnos hasta dar con una chapa Raumer inviolable. De aquí llagamos a la repisa de esta vertical desde donde vislumbramos el final del pozo. Aquí el cuarto y último fraccionamiento antes de hacer pie en la base de la vertical. Para este pozo (P72) nosotros usamos una cuerda de 100m, 1 chapa, 1 cinta y 9 mosquetones.




Al llegar al fondo del pozo se empieza a ver la inmensidad de las galerías. Por la parte derecha de los bloques llegamos a un destrepe de 7m con cuerda fija. En realidad aquí ni rapelas, pues te cuelas por un agujero en mitad de los bloques que te agiliza la maniobra de descenso hacia el fondo de la galería.


Ya estamos ante la grandiosidad de las salas de Otxabide. Si la intención no es ir hasta la galería Gorbea se pueden dejar aquí todos los hierros para disfrutar de un paseo cómodo por estas amplias y enormes galerías de fondo arenoso. Si la intención es ir a la galería Gorbea necesitaremos de todo el material de progresión para el E10 así como de 20m de cuerda para bajar.



Pero para ir hasta el sifón y hacer una pequeña circular por las GRANDES GALERIAS DE OTXABIDE, pasando por la Sala del Vivav, paso Piscarciano, Galería del Viento no necesitaremos de material.





                                                                        

miércoles, 3 de abril de 2019

SIMA DE LA CATEDRAL


SIMA LA CATEDRAL, SÁBADO 2 MARZO 2019


Arrancamos el calendario  con esta elegante sima que se ha convertido en una gran clásica de la espeleo en Navarra.
Nos juntamos en Urbasa 14 espeleolog@s, y mientras nos vestimos para la ocasión un compañero ha descubierto una nueva sima cerca, y que desde el exterior promete.



Así que dividimos el grupo para que, mientras unos instalan la Catedral, otros vamos a explorar esta nueva cavidad que se ha abierto por las fuertes lluvias de Enero. 




Instalamos en naturales y bajamos 7 metros verticales para explorar una galería, que  para decepción nuestra se cierra al poco, una pena, porque habría sido un regalo para el descubridor, que además era su cumpleaños. Así que después de intentar desobstruir en vano un paso, recogemos los bártulos y nos dirigimos a la Catedral que ya está instalada con dos vías. 




Con la mesa puesta nos deleitamos con el pocete de 40 metros que nos deja en una gran sala, que empieza con un caos de bloques para desembocar en la sala final donde los primeros espeleólogos con las luces de los carbureros no alcanzaban a ver el techo, y decían que cabía la catedral de Pamplona.



Podemos apreciar que han eliminado las pintadas que había en lo que fue un lago, actualmente seco, porque se dice que el agua ha encontrado otro camino y ya no baña esa zona de la cavidad. 




Sacamos las fotos de equipo acordándonos de la foto del 2010 que se ha convertido en nuestra imagen-icono de grupo.


Con los deberes realizados ya nos queda subir, así que nos ajustamos los hierros y como el burro con la zanahoria salimos disparados, porque afuera nos esperan unas ricas viandas, surtidas por el cumpleañero y de postre unos ricos crepes con crema de chocolate & avellanas para recuperar las calorías perdidas. 



Risas, buen rollo, gran compañía y muchas ganas de disfrutar de la espeleo qué más se puede pedir, suena a lo de siempre, pero hacer algo que te apasiona en este ambiente le da un valor incalculable y es la razón por la que seguir en este camino






jueves, 21 de marzo de 2019

TRAVESÍA CABALLOS-VALLE


Travesía Caballos-Valle. 10.700m


La necesidad que encuentra un espeleólogo de meterse bajo tierra solo es comparable a la necesidad de salir de ella siguiendo el instinto de supervivencia. Y esto, ocurre muchas veces en estas megas travesías.

El sistema Red del Silencio cuenta con la travesía Caballos-Valle, uno de los recorridos integrales más largos de la península Ibérica.



Esta vez nos juntamos tres miembros de AKELAR con unos amigos de Madrid para afrontar esta mítica travesía. Había estado luciendo el sol toda la semana, pero el día propuesto para atacar la travesía, la lluvia y el viento hicieron su aparición, con su cara más cruda. Son las 8:00h de la mañana y algunos no quieren ni salir de la furgoneta. Reunión de urgencia en una marquesina que no consigue mantenernos secos por las ráfagas de viento y aguaceros. Aplazamos la decisión hasta las 10:00h, y veremos entonces si el tiempo mejora y si nos atrevemos con Caballos-Valle. A todo correr cada rata a su furgoneta o coche, que ya hemos chupado suficiente frio y agua. Las 10:00h, a todo correr a la marquesina, no hay cambio en el tiempo pero nos abrieron el Bar. Toca meterse algo caliente y hacer tiempo, dado que aplazamos la decisión hasta las 12:00h. Subir desde Madrid y volver a juntarnos bien merece luchar un poco antes de echarse atrás en esta aventura.


A las 12:00h nos ponemos en camino hacia la Torca de Hoyón (Caballos), bajo una fina lluvia. En la boca de la Torca llega el trágico momento de indecisión, entrar o no. Cae agua por totas partes, colándose por la roca caliza y solo tenemos una cosa en la cabeza…¡cuánta encontraremos dentro!. La Torca está equipada y decidiremos si damos marcha atrás según vallamos viendo y bajando por Hoyón.



Fuimos bajando uno a uno todos los pozos entre risas por la chupa que íbamos cogiendo. No eran pozos regados, esta vez caían auténticos ríos por la Torca.

Después de bajar la vertical y poner los pies en el suelo nos dirigimos hacia el rio, y una vez en este… ¡lo esperado!, está bien cargado, pero ya que estamos mojados para dentro. Alguno nadaba hasta con las orejas en las pozas, estábamos mojados de arriba abajo. Al llegar y observar el aporte que recibe el sistema por parte de Jornos, nos sale la risa tonta a alguno. ¿Como estará el sifón?.




Las instalaciones de la parte media de la travesía están en muy  buen estado. Así las cuerdas que nos llevan hasta la Galería de las Marionetas (E13). Después llegamos a la Galería Del Papel, aquí hay que tomar una decisión. Ir hacia el Sifón Temporal o coger el desvió hacia Papel. El desvió se encuentra bien señalizado. Nosotros decidimos ir hacia el Sifón dado que solo lleva lloviendo el día de hoy y creemos no habrá dado tiempo a que se llene de agua el sifón. Cruzamos el pasamano del Balcón y llegamos al Sifón Temporal, ¡bingo!, esta practicable. Esto nos ahorra esfuerzo y tiempo, y nos da un impulso moral, ya que tanta agua nos había dejado tocados moral y físicamente. 




Un E18 nos deja en la Galería Lógica. Otro E15 en la Galería de los Gotxos. A esta accedemos a través de una curiosa ventana, y es que la naturaleza en esto de sorprendernos no tiene fin. De aquí un P20 nos deposita cerca del Libro. Una mochila que cuelga del techo contiene el libro de anotaciones. Estamos en la confluencia con La Canal. Si queremos dar por terminada la travesía optaremos por salir por La Canal o también si en este momento nos escasean las fuerzas para continuar hacia Valle. Nosotros anotamos número de personas que componen el grupo, hora de paso y dirección hacia Valle. A partir de aquí nos esperan algunos laminadores para dar paso a la Galería De La Luna. Unos pequeños cráteres nos dan la bienvenida cual si fuera una galería bombardeada. La Galería cobra en amplitud y es de fondo arenoso, estamos en el Sahara. Paradita para comer e hidratarnos. Las galerías fósiles nos han hecho entrar en calor y secar un poco el mono…pero llegamos a La Playa.




Aquí no cabe otra que volverte a mojar, y no es que haga gracia ahora que habíamos entrado en calor, pero... Superados los tres caos de bloques, ya solo nos queda afrontar el agujero soplador y sentir el aire frio sobre nuestra mojada piel. Aún nos queda por superar la badina final…jode, otra vez de agua hasta las orejas y es que de esta travesía no sales sin mojarte En nuestro caso sin pasar a remojo muchas horas. Por hoy damos por saciada esa necesidad de meternos bajo tierra. Han sido 15 horas para estos 6 amigos.